Gad, dios cananeo de la fortuna

0
211
Gad, dios cananeo de la fortuna
Gad, dios cananeo de la fortuna

Gad (גַּד, gad) era el dios de la fortuna para los cananeos. Se le llamaba Gad tanto en lengua siria como fenicia, así como al culto cuyo nombre también se usaba para expresar la buena fortuna o la buena suerte (Isaías 65:11).

En el Antiguo Testamento, la adoración de Gad se observa con mayor claridad cuando Dios pronuncia un juicio sobre los israelitas por adorar a los falsos dioses de Gad y Meni, que eran los dioses de la “fortuna” y del “destino”, respectivamente (Isaías 65:11). Blenkinsopp sostiene que se apeló a Gad como un dios de buena fortuna, mientras que a Meni se le apeló como un dios de mala fortuna (Blenkinsopp, Isaías 56-66, 278). La adoración tanto de Gad como de Meni tomó la forma de una comida ritual que incluía comida y bebida colocada en una mesa. En el contexto de Isaías, mientras los israelitas apelan a estos dioses para el futuro, Dios establece su control sobre su futuro inmediato y escatológico (Isaías 65:12-25).

La adoración de Gad también se puede ver a través de los nombres de lugares de ciertos pueblos cananeos mencionados en el libro de Josué. Las más notables son Baal-gad (Josué 11:17) y Migdal-gad (Josué 15:37). Los nombres que incorporan Gad que se encuentran en otras partes del Antiguo Testamento incluyen Gaddiel (Núm. 13:10), Gaddi (Núm. 13:11), Gadi (2 Reyes 15:14, 17) y Azgad (Esdras 2:12).

Este entorno nos permite comprender mejor el entorno de las costumbres cananeas prevalentes en lugares como Padán-aram. Es en virtud de estas costumbres que, en el relato bíblico de la historia de Jacob, Lea eligió el nombre de Gad para el hijo nacido de su sirvienta Zilpa, y exclamó: “¡Vino la ventura!” (בְּגָד, begad; Gen 30:11), no tanto por el culto sino por el significado del nombre, como un reflejo de la cultura influyente de su tiempo. (Haz clic aquí para conocer más sobre Gad, hijo de Jacob).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here