Aarón, rey de los lamanitas

0
102
Cerro de Cumorah

En el año 331, durante las últimas fases de la prolongada guerra entre nefitas y lamanitas, Aarón, rey de los lamanitas, condujo un ejército de 44,000 efectivos contra los 42,000 que comandaba el caudillo y profeta Mormón. Esta batalla inicial resultó en la derrota de Aarón, que se vio obligado a huir (Mormón 2:9).

La debilidad espiritual de los nefitas

Mormón tuvo un momento para regocijarse en la manifestación de un esporádico espíritu de humildad y de arrepentimiento entre sus hombres, pero su gozo fue efímero, porque los nefitas terminaron afirmándose en sus pecados.

14 Y no venían a Jesús con corazones quebrantados y espíritus contritos, antes bien, maldecían a Dios, y deseaban morir. No obstante, luchaban con la espada por sus vidas.
15 Y aconteció que mi aflicción nuevamente volvió a mí, y vi que el día de gracia había pasado para ellos, tanto temporal como espiritualmente; porque vi que miles de ellos eran talados en rebelión manifiesta contra su Dios, y amontonados como estiércol sobre la superficie de la tierra. Y así habían pasado trescientos cuarenta y cuatro años.

(LIBRO DE MORMÓN, MORMÓN 2:14–15 • L DE M, P. 569)

“Habían pasado trescientos cuarenta y cuatro años”, lo cual quiere decir que la anotación anterior se refiere al año 345 d.C., aproximadamente. A continuación, Mormón y su ejército se ocuparon en resistir los insistentes avances de los lamanitas.

No obstante, la fuerza del Señor no estaba con nosotros; sí, nos vimos abandonados a tal grado que el Espíritu del Señor no moraba en nosotros; por tanto, nos habíamos vuelto débiles como nuestros hermanos.

(Libro de Mormón, Mormón 2:26 • L de M, p. 570)

El resurgimiento y crueldad de Aarón, rey de los lamanitas

Diez años después, el rey de los lamanitas, presumiblemente Aarón, envió una epístola a Mormón anunciándole un inminente ataque (Mormón 3:4). A ello siguió un periodo de violencia y derramamiento de sangre sin precedentes, lo que condujo a la batalla final en Cumorah, alrededor del año 385.

Moroni reportó posteriormente que aquellos nefitas que desertaron pasándose al ejército de Aarón fueron “víctimas de su espantosa brutalidad” (Moroni 9:17). Es con esta anotación aterradora que Moroni dio fin a las crónicas de guerra del Libro de Mormón.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here